La importancia de nuestro diálogo interno

La importancia de nuestro diálogo interno

La importancia de nuestro diálogo interno 576 515 Elena Mar

¿Os podríais hacer una idea de cuántos pensamientos tenemos de media cada ser humano a lo largo del día?….algunos de vosotros os sorprenderíais de que nuestras cabecitas pensantes sean capaces de “rumiar” la friolera de 60.000 pensamientos al día, y lo peor es que de todos estos pensamientos la mayoría son repetitivos, negativos y desenergetizantes.  ¿Cúal sería nuestra misión? Ser conscientes de la importancia que tienen en nuestra vida, y una vez nos demos cuenta de la importancia y el impacto que tienen sobre nosotros, ponernos a vigilarlos cual buen observador. Sería conveniente poder tener una libretita cerca y poder escribirlos y cuando vemos que una idea desempoderadora, procedente de una creencia limitante se repite demasiado y que nos está bloqueando hacernos conscientes del daño que nos hace. Ya que la toma de consciencia, la atención y darnos cuenta son los pasos previos a poder responsabilizarnos de lo que ocurre en nuestra mente para después conscientemente, y de manera decidida, poder llegar a cambiar de hábitos y a pensar en positivo, de manera constructiva y siendo los dueños y señores de nuestra mente.

Dominar nuestros pensamientos

Esta es la manera más sencilla y útil de transformar nuestras vidas, dije sencilla porque es un mecanismo simple y efectivo, aunque esto no siempre resulte fácil porque tenemos muchos automatismos creados y conexiones neuronales preestablecidas que harán que volvamos una y otra vez por el camino antiguo, el camino que ya está hecho…¿la buena noticia? El cerebro es plástico, el cerebro va cambiando según nuestras experiencias, según cómo lo alimentemos. Por tanto y sabiendo esto vamos a poner dedicación, atención y sobre todo motivación en darle buenos alimentos, ya que se pueden crear nuevos caminos neuronales que nos lleven hacia pensamientos positivos y empoderadores, transformando así nuestros hábitos y en definitiva nuestras vidas. Haciéndolas más plenas, más satisfactorias, más vibrantes…esto nos permitirá ser más conscientes, y poder elegir la vida que queremos vivir y elegir también desde dónde la queremos vivir. No vivirla de manera autómata, sin tomar sus riendas, dejándonos llevar por lo que nos van marcando las circunstancias. Así nos relacionaremos con el entorno y con nuestros semejantes desde otro punto muy diferente…merece la alegría ¿verdad?…pues vamos a poner el énfasis en lo que realmente tiene importancia, en dominar nuestras vidas, en cambiar ese diálogo interno tan fundamental, ya que lo que nos decimos forma parte de la Inteligencia Emocional (IE), es la parte de la IE intrapersonal y está marcando y definiendo la IE interpersonal, que es cómo nos relacionamos con los demás.

¿Quiere esto decir que cómo nos relacionamos con nosotros mismos está marcando el cómo nos relacionamos con los demás? Por supuesto que sí. Cuando nuestro diálogo interno, lo que nos decimos a nosotros mismos y cómo nos lo decimos es saludable y positivo, permite que nuestra autoestima esté sana y que nos podamos relacionar con los demás de manera sana, empática y positiva, en lugar de relacionarnos desde nuestras carencias, nos relacionamos desde nuestra salud emocional y eso marca la diferencia, estamos creando lazos positivos y relaciones basadas en el respeto, sería algo así como, te respeto porque me respeto. En las relaciones, como en la vida todo funciona de dentro hacia afuera. ¿Habéis escuchado el dicho “Si un huevo se rompe desde afuera, la vida termina, pero si se rompe desde dentro la vida comienza”? pues de eso se trata.

Los seres humanos somos fuertes o débiles dependiendo de nuestros pensamientos, de nuestra filosofía de vida, y esa es la primera lección para poder materializar nuestra transformación. Los pensamientos son los causantes de nuestras emociones, si aprendes a pensar de forma adecuada, aprenderás a sentir y a vivir de otra forma “garantizado”.

Sobre la Autora

Elena Mar

Nacida en Madrid, Licenciada en Ciencias Económicas por la UAM, Máster en Gestión Empresarial, he trabajado más de quince años como Consultora en Grandes Empresas, negociando con clientes y coordinando equipos. Me apasionan las relaciones humanas y la parte emocional de las mismas, eso me ha llevado a ampliar mis miras e indagar en el comportamiento humano formándome en Coaching y en disciplinas Humanistas. Actualmente apoyo a las personas en sus procesos y las acompaño en la consecución de sus metas.

1 comentario
  • Good post! We will be linking to this particularly great content on our site. Keep up the great writing. Sheela Maxie Gotthelf

Dejar una Respuesta